Páginas vistas en total

miércoles, 26 de agosto de 2009

Grito.


Hablando tanto

Con los silencios,

Escogiendo

Lo que se anhela ser,

Hay lugares en

Los que reprimo

Las ganas de gritarle

Al mundo,

Por ello,

Me aleje de las

Nimiedades llamadas:

Amistad, amor, poesía.

Ya no quiero huir,

Cansado de esta sangre

-Derramada no por mí, sino por otro,

Más soy culpable por no gritarlo-

En mis manos,

Trato de lavarla,

Pero es como tatuaje,

Es la sangre

De mis hermanos

Que corre

Por la cordillera,

Esparcida por las calles

De las ciudades,

Aferrada a los engaños de

Mis manos.

Es que la miseria de los tiempos

Se impregna en

Las ropas que utilizo para

No morir de frío;

Soy como barco

Sin rumbo,

Debocado, dando

Giros por el mar.

¡Dios me ha abandonado!

¿Dónde queda el norte?

No lo se…

Allá están esos

Que con sus armas asesinan

La libertad,

-Mejor ir hacia el sur-

Pero es territorio de hombres

Cuyo símbolo

Es el martillo,

Luchan “por el bienestar del pueblo”,

Así que no hay como escapar,

Hemos perdido,

Somos más,

Pero sumisos nos

Hemos vuelto

Ante pocos que empuñan

El martillo y

Los otros que hondean

El símbolo patrio.

Por ello,

Entrare en la cueva,

En la oscuridad de

La noche,

Le gritare

A mis pensamientos

Que callen

Y daré mi último

Suspiro

En medio de

Tanta incertidumbre.

27.08.2009.

Samuel S.B.

No hay comentarios: