Páginas vistas en total

miércoles, 3 de octubre de 2012

No importa si...-


No importa si el mundo ríe de las tragedias de los otros.
No importa si por dentro ardes en llamas.
No importa si las gentes caminan indiferentes sobre afilados pavimentos.
No importa si la existencia se reduce a un simple concepto: soledad.
No importa si la lluvia cae en torrentes mientras el sol calienta y las noches preceden los días.
No importa si la sociedad se rige por sistemas manipuladores de la razón.
No importa si el olvido es el arma letal de los pueblos, la memoria, a corto plazo, su aliada.
No importa si las palabras guardan silencios.
No importa si el gobierno ha estado en el poder, saqueando las conciencias de los ciudadanos por casi dos siglos.
No importa si las preferencias sexuales determinan la personalidad.
No importa si caminas, conduces moto, auto, vas en avión, vienes en transporte público, al final llegaremos, a tiempo, a la tumba.
No importa si tienes el dinero suficiente para comprar un penthouse en las altas y costosas laderas del sur de la ciudad, o tienes el dinero para comprar un místico almuerzo en un restaurante típico, o si, apenas alcanza  para un café, con valor de quinientos pesos en la universidad, que se convertirá en el desayuno, almuerzo y comida del día, o, si por el contrario, has de probar la saliva como único sabor en la boca.
No importa si amas, odias, respiras, duermes, si no sueñas.
No importa si todos juegan a ser felices.
No importa la humanidad.
No importa la  vida.
No importa nada si has perdido la esencia, si al abrir los ojos, después de un día ya longevo y trágico, te levantas y no entiendes por qué las nubes siguen su eterno transcurrir por los cielos, apaciguadas.