Páginas vistas en total

jueves, 27 de noviembre de 2014

Poema sin nombre.

Melancólico riff
voz desgarrada
ladridos de perro azul
se escuchan en el fondo
sí 
dulces sonidos navegan en el aire
¡Oh! Gris tarde
oscura existencia.

¿Crees que soy bueno?
No has visto mis pisadas
por la historia humana.

En verdad que no me has observado
caminar entre nubes
y sentarme en el trono
desde donde vomito blasfemias
sobre ti y esa corte de plebeyos
hechos de humos
que los llevan a viajar
por un cosmos inexistente
como la piel que los protege
contra el viento para no ser disipados.

Me río de ustedes
de esas pobres criaturas
que te rodean
de tus tristes y bizarras nostalgias
mujer verde
mujer hierva
mujer en semana
mujer disfraz
mujer mentira.

¿Dónde pretendes esconder tu dolor?
¡No! Los libros no te alcanzan
no eres yo
vos necesitás de olvidos
de gentes nacidas de bocanadas
que provocan llantos
a madres que nunca han parido.
Y no me mires con ojos cristalizados
rojos como las tardes
que en el occidente se tragan  al sol

No pretendas comprarme
¡Oh, disipada mercader!
Mi esclavitud se la he vendido a las letras
que me encadenan a estas hojas
dispersas
a esta biblioteca que me rodea.

No hay comentarios: